Acuarela paso a paso: Empieza a crear


La pintura en acuarela requiere de grandes dosis de paciencia y creatividad. Por este medio, es posible dar rienda suelta a nuestra capacidad de crear, ya que nos permite elaborar pinturas con el más riguroso de los detalles o irnos a un plano más abstracto, dependiendo de nuestros gustos y habilidades. Como en toda actividad, lo más importante es tener paciencia y tener en cuenta que no nos saldrá un cuadro para exponer a las primeras de cambio, es necesario mucha práctica para dominar este arte. Trataremos de explicar cómo dominar la técnica de la pintura en acuarela paso a paso.

acuarela paso a paso

Lo primero que necesitamos para empezar a practicar es una hoja de papel con cierto grosor, que colocaremos en una superficie plana. En ella dibujaremos una figura simple con un lápiz.

Ponemos un poquito de acuarela en la paleta y dejamos caer un par de gotas de agua sobre ella utilizando un pincel previamente humedecido.

Presionamos el pincel contra la pintura humedecida y empezamos a crear, cada pincelada tiene su propia razón de ser. Es importante experimentar con la textura de la pintura en este paso para controlar la cantidad de agua que debemos utilizar para que la pintura tenga el grosor que deseamos.

Una vez pintado a nuestro gusto dejamos secar la imagen.

Tras practicar, trataremos de pintar sobre un papel de acuarela cuyos extremos pegaremos en un caballete de dibujo o una simple tabla. Trataremos de buscar manchas bellas en sí mismas, jugando con la expresión de los distintos tipos de pinceles y sus huellas.

Existen dos grandes técnicas, acuarela sobre húmedo para crear efectos difuminados y acuarela sobre seco para crear manchas nítidas, permitiendo en esta segunda técnica más detalle, en ciertas ocasiones. De estas dos técnicas parten todas las demás.

Es importante que no despeguemos los extremos del papel del caballete hasta que esté completamente seco ya que, de no estarlo, el papel se doblará. También podemos utilizar papel 100% de algodón, el cual recupera su forma plana por sí solo.

Una vez que dominemos la técnica básica, se pueden añadir efectos tales como:

- Aplicar un bastoncillo con alcohol sobre nuestra obra para tener un efecto psicodélico.
- Utilizar un pañuelo arrugado sobre la pintura para dar efecto de relieve.
- Añadir sal para crear efectos de brillo.
- Añadir lejía para que se coma completamente el color, recuperando así el blanco del papel.

Y otras muchas técnicas que se irán aprendiendo a la vez que nuestra destreza sea mayor.


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados